Valle Calchaquíes

Quebradas y Cerros Multicolorados

Valles Calchaquíes. Fuente: Kevin Jones.
Valles Calchaquíes. Fuente: Kevin Jones.

Más conocido por sus colores y formaciones rocosas, el Valle del Calchaquíes está en el noroeste de Argentina. Es un área inmensa que se desarrolla por varias provincias como Tucumán, Salta, Jujuy y Catamarca. Posee paisajes increíbles y mucha historia para contar. Aquí nos concentraremos en la parte de Tucumán que presenta una variedad de ruinas arqueológicas dignas de conocerse.

Y para que no tenga ninguna duda se debe colocar este destino como un lugar para conocer en Argentina, vamos a contar en este post, sobre una de las áreas más lindas de ese increíble país. Siendo que esta belleza se relaciona con su valor histórico, arqueológico, cultura y gastronómico.

Además, este circuito tiene una total de 520 km. Tiene varias montañas que van desde el norte hasta el sur de todo el noroeste argentino. Se destacan lugares imperdibles como Amaicha del Valle, las Ruinas de Quilmes, Ruinas La Ciudacita, entre otras que vamos a mostrar.

Sigue con la lectura y esperamos sorprenderte.

Como Llegar

Son varios los caminos que te llevan al valle. Acá decidimos revelar el circuito de Valle Calchaquíes a partir de la capital de la provincia de Tucumán, San Miguel de Tucumán. Aquí comienza un trayecto de paisajes y valores culturales que son únicos.

San Miguel de Tucumán está a 1200 kilómetros de la Capital Federal, Buenos Aires. Para llegar a esta ciudad, usted puede hacer en micros, coche o avión. Sin duda alguna, el transporte aéreo es el más rápido. El aeropuerto internacional “Tte Benjamín Matienzo” tiene vuelos diarios de Buenos Aires y semanales de otras capitales del país. También, Argentina posee varias empresas de transporte interestatales como micros que ofrecen diferentes servicios: convencional, ejecutivo y lecho. Estos servicios son muy superiores a los ofrecidos en Brasil.

A partir de San Miguel de Tucumán, seguro que el mejor medio de conocer el valle es por excursiones o coche propio. Siendo así, en algunas áreas será necesario camionetas 4×4.

Cuando ir

Las condiciones climáticas del Valle Calchaquíes son adversas y depende mucho de la zona geográfica. Además, la presencia de montañas y valles desérticos marcan los pasajes, de los vientos y, además, definen la variedad de vegetación. Sin embargo, la mayor parte del tiempo, casi 360 días del año son soleados. Por lo tanto, cualquier época es buena para visitar este paraíso argentino.

Algunos lugares que vos no puede dejar de conocer

El Valle Calchaquíes demarca la historia primitiva argentina. Por eso lo convierte en un lugar para los amantes de la arqueología y aún para aquellos que buscan lugares donde la aventura forma parte del escenario local. Una vez que esa zona se constituye en un escenario de diferentes tradiciones, culturas, etnias. En algunos momentos la sensación del visitante es de un retorno al mundo de una rica herencia de diferentes sitios arqueológicos que atraen a todos.

Ruinas La Ciudacita

Ruinas de la ciudacita. Fuente: https://www.tripin.travel
Ruinas de la ciudacita. Fuente: https://www.tripin.travel

También conocidos como “Ruinas de Pueblo Viejo” este sitio arqueológico guarda diferentes secretos de la civilización Inca. Además, esta zona forma parte del “Camino de los Incas” que va desde Argentina hasta Perú (5.200 Km).

La Ciudacita está a 150 km de San Miguel de Tucumán. Es parte del Parque Nacional Los Alisos. La visita sólo podrá ser hecha por guías experimentados.

Estas ruinas consisten en construcciones realizadas en forma de escaleras, donde se ve una especie de recinto de ceremonia. Lo que impresiona es el tamaño de esta obra y la calidad por la cual fue hecha. De hecho, fueron construidas de piedras de color gris.

Caminando un poco más, se puede conocer el Portezuelo de Los Campos Colorados, que es como un portal de entrada todo en piedra.

De esta forma, este lugar más allá de su valor histórico está situado a 4200 metros del nivel del mar, en un lugar de paisaje espectacular. Los paseos en general se realizan en excursiones de 4×4. En algunas partes en mulas y otras caminando. Por lo tanto, es un camino único de contacto con la naturaleza y con los pueblos primitivos.

Sin embargo, es bueno saber que éste es un sitio para las actividades de montañismo. Por lo tanto, los turistas deben estar preparados con ropa cómoda para eso.

Ruinas de Condorhuasi

Ruinas de Condorhuasi. Fuente: https://esacademic.com
Ruinas de Condorhuasi. Fuente: https://esacademic.com

Están situadas en la localidad de Colalao del Valle, específicamente en El Pichao. Este fue un escondrijo de los indígenas de Quilmes, prófugos de los españoles en 1667. Está situado a 198 km de la capital de Tucumán.

Sin embargo, hallazgos arqueológicos demostraron que antes entre los años 1000 y 1600, este lugar estuvo ocupado por indígenas que se dedicaban a actividades agropecuarias.

No obstante, lo que se puede recurrir, en las ruinas es la parte de las terrazas, que poseen obras de riego y algunas casas de piedras. Los estudios arqueológicos destacan a pueblos originarios que usaban diferentes técnicas para organizar la vida social.

Esto también es percibido en los cementerios, donde el visitante puede ver cómo se realizaban los entierros de adultos, que erra cubierto por piedra plana, a diferencia de los niños que eran sepultados en vasos de cerámicas.

Se recomienda que la visita a las ruinas se realice con los guías locales. La experiencia es impactante, sobre todo como estos guías relatan sobre la cultura indígena local.

El Pichao

Específicamente esta pequeña aldea que guarda mucho de la cultura Condorhuasi es un hermoso lugar para conocer. El propio nombre “El Pichao”, que en quechua significa limpio y tranquilo se expresa en los nativos y en producciones artesanales y agrícolas.

Todavía, un gran lugar para diferentes frutas como tuna, membrillo, así como las jaleas caseras de tales frutas, también de melocotones, higos, manzanas. Así como, las mantas hechas en telares con sus colores peculiares llaman la atención de los visitantes.

Aun vale contar sobre la gran fiesta que se realiza en los meses de enero y febrero, “Fiesta de los Dulces Regionales ” con espectáculos folclóricos de la región y nacionales.

Amaicha del Valle

Amaicha del Valle. Fuente: Wikipedia.
Amaicha del Valle. Fuente: Wikipedia.

Innegablemente, este es uno de los lugares más hermosos del valle Calchaquíes, no sólo por su paisaje privilegiado, sino también por ser uno de los lugares del mundo con mejor microclima. Amaicha del Valle está a 200 metros del nivel del mar y las temperaturas en general son de 20º C durante todo el año. En realidad, son 360 días de sol, donde el turista puede disfrutar de varias aventuras.

Se agrega a todo eso la historia y el acervo arqueológico, junto con la tradición y cultura de sus habitantes. Usted no puede conocer el valle sin haber pasado un tiempo en Amaicha del Valle.

La ciudad está ubicada a 164 km de San Miguel de Tucumán y espera a sus visitantes con diferentes actividades relacionadas con la arqueología, la vitivinicultura, la aventura, la religión, entre otras.

De esta manera indicamos conocer el Museo de la Pachamama, que alberga varios objetos de la cultura Diaguita-Calchaquí. También la Virgen Tallada en Madera, que es una escultura de Nuestra Señora inclinada de autoría del alemán Ludwig Shumacher. El artista tiene varias obras similares en Europa y Estados Unidos.

Sin duda no podrá dejar de visitar la Bodega Comunitaria Los Amaichas. Pertenecen a comunidades indígenas de la Unión Diaguita. La marca de vinos malbec comercializados se llama Sumak Kawsay que significa “Buen vivir”. Además, ella es primera de América del Sur y tercera en el mundo. Se resalta que éste es el único lugar donde se puede comprar y saborear un vino cargado de valores ancestrales.

Aventura en Amaicha del Valle

Si usted es amante de una buena aventura puede disfrutar de las actividades realizadas en excusiones en 4×4 por el Desierto de Tiu Punco. Además, podrá disfrutar de la belleza del Dique Los Zazos y de las cascadas “Del Remate”. Aún están “Las Salinas”, una aventura increíble y un lugar ideal para sacar aquellas fotos impresionantes.

Ruinas Quilmes – Cuidad Sagrada

Ruinas de Quilmes. Fuente: K.B.L. Luccia, Flickr.
Ruinas de Quilmes. Fuente: K.B.L. Luccia, Flickr.

De acuerdo con datos arqueológicos, desde el año 800 d.c, se encuentran vestigios de la cultura Quilmes en esa región, siendo considerado como uno de los primeros asentamientos prehispánicos. Innegablemente, este lugar impresiona por su historia y su paisaje espectacular.

En definitiva, adentrarse a la historia de los Quilmes es aprender sobre un pueblo indígena que logró un gran desarrollo social, tecnológico y económico en pleno siglo XVII. Sin embargo, las técnicas de riego y cultivo todavía siguen sorprendiendo a estudiosos del tema.

Asimismo, los visitantes son conducidos por los guías locales a historias de como esta ciudad fue construida como una fortaleza de modo que los enemigos quedaran de lejos confundidos al no alcanzar a ver las casas.

Todavía versan sobre las separaciones por clases sociales, y el sacrificio de los más inteligentes y bonitos para el crecimiento de esa sociedad. Además, es posible conocer sobre el avance español y la resistencia indígena, como fueron trasladados a Buenos Aires, específicamente la región bautizada con el mismo nombre (Quilmes). Salieron 1700 sobrevivientes de la guerra contra los españoles y llegaron a Capital apenas 400 de ellos.

Estos relatos impresionan a los turistas mientras caminan en medio de construcciones de piedras, teniendo al fondo la belleza de las sierras, llamado Cordón Calchaquí.

Para llegar a la Ciudad Sagrada, se puede hacer vía excursión o coche particular. Las ruinas están a 182 km de San Miguel de Tucumán.

Ampimpa

Ampimpa está a 151,9 km de San Miguel de Tucumán y 10 km de Amaicha del Valle. Este pueblo llama la atención turística no sólo por el panorama, pero principalmente por el Observatorio Astronómico, más conocida como “Una ventana al universo”.

En verdad lo que ocurre es que Ampimpa es considerada el lugar del cielo sin nubes, ya que no llueve casi nunca y eso favorece las observaciones astronómicas.

El lugar puede ser visitado. Sin embargo, siempre piden que liguen antes para programar la visita. Además, la experiencia puede ser aún mejor si puedes pasar una noche en la ciudad. Los paseos nocturnos son una experiencia extraordinaria. ¡Te encantará!

Donde comer

Así, en este post dejamos como sugerencia restaurantes en Amiacha del Valle: Parrillada La Termeña, Warmy Sonkoy y Posta Cultural Terramama.

Pista => Hoteles en San Miguel de Tucumán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *