Jujuy – un viaje a la Quebrada de Humahuaca

Jujuy, del Cerro de Siete Colores y los bordados de su cactus. En medio de una fuerte cultura de pueblos auténticos arraigada en la Quebrada de Humahuaca.

En el norte argentino, está la provincia de Jujuy. Delimitada al norte por Bolivia, al oeste por Chile (Cordillera de los Andes) y al sur con la ciudad de Salta. Se puede decir que es un sitio ideal para los que gustan de disfrutar de las montañas, visitar pueblos coloniales, adentrarse en las culturas de los pueblos originales y conocer otras tradiciones y costumbres.

Jujuy es una tierra de contraste, donde la naturaleza evade los ojos de cualquier turista. Es imposible que los colores de sus sierras pasen desapercibidos por los visitantes que van a esta tierra de diversidad climática.

Es allí donde se encuentra la llamada históricamente “La Quebrada de Humahuaca”. Este sitio fue declarado Patrimonio Natural y Cultural de la Humanidad por la Unesco. Eso por sus paisajes únicos y por sus pueblos que conservan una gran cantidad de vestigios precolombinos y coloniales.

Jujuy es Purmamarca, Tilcara, Humahuaca, las Salinas Grandes, es la Pachamama, es el carnavalito.

San Salvador de Jujuy

San Salvador de Jujuy. Foto de: amarros.wordpress.com

Cuando llegues a Jujuy, tómese un tiempo para conocer la capital. Para explorar el Museo de Arqueología, para sacar una foto en la Casa de Gobierno.  Y para ver la bandera original de Argentina, entregada por el General Belgrano en 1812, por el triunfo en la Batalla de Salta.

De allí vaya a la famosa Quebrada de Humahuaca, en donde se concentra los mejores atractivos turísticos de la región.

Purmamarca

Purmamarca Cerro 7 Colores. Foto de: platossobreruedas.com

Este es el primer pueblo de la Quebrada y una de las postales más lindas de Jujuy. Purmamarca está a los pies del cerro Siete Colores, que fascina tanto por su tamaño como por la belleza. Esta obtenida de los tonos de los minerales con más de 400 millones de años.

Lo que marca también este lugar son las casas de adobe que bordean las calles y el mercado de artesanías popular con una variedad de cerámicas y textiles.

No se puede desconsiderar que los colores característicos de la cultura indígena local invitan a comprar. Más sugerimos que espere un poco más hasta llegar a Humahuaca donde los precios son más económicos.

Allí cerquita, está el cementerio que es válido visitar por sus lápidas de cruces de madera, con guirnaldas de flores coloridas y montículos de piedra. Seguramente te darás cuentas que no es un cementerio como en general estamos acostumbrados a ver.

Jujuy es una provincia cargada de mucha cultura indígena. En total son 9 las comunidades, Atacama, Kolla, Guaraní, Kolla Guaraní, Ocloya, Omaguaca, Tilián, Toara y Toba. Es eso que juntamente con la belleza escénica que seduce a todos que pasan por allí.

Salinas Grandes

Salinas Grande. Fotos de: commons.wikimedia.org

Dejando para tras Purmamarca por la Cuesta de Lipán (ruta nacional 52) es que vas a encontrar las Salinas Grandes. El camino parece una gran serpiente, donde el auto va zigzagueando por un tramo todo asfaltado y con un paisaje majestuoso en la que te invita a parar en el mirador para la toma de fotos.

Llegando a las Salinas Grandes, la tercera más grande del mundo y está a 4.170 metros arriba del nivel de mar. Cuidado para no apunarse. Los nativos indican masticar antes unas hojas de coca.

Este gigantesco desierto de sal posee piletones donde es retirado el producto para su industrialización y donde también se puede comprar artesanías hechas de sal.

¡Si es una persona creativa para las fotos, este lugar es perfecto! La planicie blanca que se proyecta en el horizonte permite efectos fotográficos fantásticos cuando se juega en perspectiva. En el viaje este puede ser un momento de mucha diversión.

En este trayecto, podéis conocer todavía a la Bodega Fernando Dupont Maimará.  Allí disfrutarás de los vinos (Malbec, Cabernet Sauvignon y Syrah) que alcanzan su madurez óptima por la gran altura, obteniendo así una alta concentración de aromas, colores y sabores. ¡Vale la pena probar!

Volviendo a Purmamarca, se indica “Los Morteros” para comer. Es un restaurante que sirve una excelente comida regional. Como entrada se sugiere probar de sus exquisitas empanadas. Es un restaurante, muy agradable y con buena atención.

Tilcara

Pulcara de Tilcara. Fotos de: enchanthigtravels.com

La próxima parada es Tilcara, que está a 2.461 metros de altura. Este pueblo auténtico es para ser explorado por el gran movimiento de turistas y por sus particularidades. Así que debéis visitar el Pulcara de Tilcara, que es un asentamiento preincaico, que fue habitado por la tribu Omaguacas. Este sitio arqueológico, fue una fortaleza construida para que los pueblos originarios se pudiesen defender de los ataques de otras tribus.

Otro punto que conviene conocer es el Museo Arqueológico y Antropológico (Dr. Eduardo Casanova), ubicado en la Plaza Prado de Tilcara.  Es un espacio en que se abordan sobre el pasado de la región y su valorización cultural.

Con sus momias, vestimentas y artefactos de los pueblos prehispánicos de Chile, Perú, Bolivia y Argentina, el museo cuenta con un material arqueológico de gran valor sobre la cultura Inca, Nazca, Mochica, Chimú y Tiahuanaco.

Garganta del Diablo

Garganta del Diablo. Foto de: mijujuy.blogspot.com

Para los más aventureros, Tilcara ofrece la Garganta del Diablo. Como dice el cartel que vas a encontrar por el camino “nada es lejos” y realmente cuando llegas arriba de los 5 mil metros en este impresionante desfiladero vas a entender el porqué.

Si tienes miedo a las alturas es mejor no arriesgar. Ahora si te gusta de caminos de mucha adrenalina, este es el momento correcto de experimentar caminatas por formaciones rocosas, con escaladas y descenso de grandes alturas, en medio de cascadas que hay en el camino.

La Garganta del Diablo, es una magnífica formación rocosa natural que atrae a los que buscan grandes aventuras.

Donde pasar un buen rato en Tilcara

La Peña de Carlitos. Foto de: minube.com.br

Este pueblo es también sinónimo de diversión y del buen comer.  Es lindo comer mientras disfruta de un show en La Peña de Carlitos, que está en frente a la plaza. Allí lográis saborear un buen locro, estofado de llama o degustar vinos, licores caseros o tomar un café.

La Picadita, también es un lugar óptimo para comer. La casa cuenta con una excelente cerveza, sándwiches de mollejas y una cálida atención.

Es siempre bueno avisar que La Quebrada de Humahuaca es también un viaje gastronómico muy diverso y económico.

Humahuaca

Quebrada de Humahuaca. Foto de: melevaembora.com.br

Finalmente, se llega a Humahuaca, un pueblo muy peculiar, por su cultura, comidas típicas, artesanías y fiestas. Es imposible no enamorarse de este lugar.

Humahuaca está a 3.000 metros de altura sobre el nivel del mar. Un espectáculo de la naturaleza por las montañas y la vegetación de cardones.

Es un lugar para recorrer despacio, apreciando a las bellezas de las casas antiguas, de la Iglesia Catedral Nuestra Señora de la Candelaria. Por el edificio del Cabildo de Humahuaca que es un museo y que posee un reloj en su torre (al medio dia sale una imagen de San Francisco Solano).

Otros puntos turísticos son el Monumento a los Héroes de la Independencia, la Torre Santa Bárbara, el Museo Arqueológico e Histórico y el Museo Folklórico Regional.

No se puede olvidar que es en el mercado artesanal de Humahuaca que vas a conseguir los recuerdos y productos regionales a mejores precios. Todo lindo y con colores intensos.

Además, lo que marca a la Quebrada de Humahuaca es la amabilidad de su gente. Siempre escuchas del pueblo jujeño “qué bueno, que viniste conocernos”.

Es así en cualquier día del año. En la Fiesta de la Pachamama, en las peñas y en el carnavalito.

Fiesta de la Pachamama

Fiesta de la Pachamama. Foto: pinterest.com

En Humahuaca se celebra la Pachamama el 1 de agosto, donde las celebraciones se realizan en un pozo en la tierra, donde las personas devuelven simbólicamente los alimentos y bebidas para agradecer a la Madre Tierra.

En Argentina, principalmente en el noroeste, la Pachamama es una fiesta de tradición preincaica. Es una veneración a la Madre Tierra, a la fecundidad, la producción y el engendrar de las plantas, animales y alimentos que necesita el ser humano para subsistir.

Carnavalito

Carnavalito. Foto de: golondrinasproject.wordpress.com

También está el carnaval de Humahuaca, introducido en el pueblo por los españoles, más que ganó allí un espíritu propio al mezclarse con los rituales indígenas. Se realiza al comienzo de la Cuaresma, con bailes, bebidas, máscara de disfraz, talco, serpentinas, diablitos disfrazados y ramitas de albahaca.

Durante 8 días las comparsas bailan los carnavalitos por las calles y termina en el “domingo de tentación” con el entierro del diablo.

Donde comer en Humahuaca

Restaurante Pinocho. Fotos de: minubeco.uk

Son varios los sitios que uno puedo comer en Humahuaca y el mejor a precios muy económicos. Los restaurantes en general son muy limpios, decorados con cardones y cerámicas indígenas, con excelente comida y una calidad atención.

Dejamos aquí como sugerencias: Paka Manka, La Tuna Restaurant, La Cacharpaya, Pinocho, entre otros.

Lo importante de esta región es saber que es muy fácil perderse en la naturaleza y en la cultura de Jujuy. Además, muy difícil de no querer volver a vivir toda la cultura que solo hay en este rincón. Por eso que es siempre bueno conocer cada pedacito de este hermoso lugar.

Hoteles y Posadas

A continuación se muestra algunas ofertas para que se quede, o si se prefiere este link encontrará los hoteles con el mejor valor.



Booking.com

 

Posts Relacionados